Instituto de Cooperación Internacional y Desarrollo Municipal
Instituto de Cooperación Internacional y Desarrollo Municipal
Por Jimena Ñáñez Ortiz En el marco del proyecto de cooperación internacional “Creando oportunidades de formación y empleo en la era digital para jóvenes del municipio de La Paz”, financiado por el Ayuntamiento de Zaragoza, e implementado por el Instituto de Cooperación Internacional y Desarrollo Municipal (INCIDEM) y el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (GAMLP). Se realizó del 28 al 29 de octubre un intercambio entre funcionarios del GAMLP y de los Ayuntamientos de Madrid y Zaragoza. Este proyecto hace parte de las acciones de cooperación descentralizada entre municipios españoles y latinoamericanos que viene impulsando INCIDEM desde su origen. La apuesta del Instituto es por la continuidad del programa de “Alianzas entre Ciudades”, que tiene como finalidad la consolidación de un tipo de cooperación municipal centrada en prácticas horizontales y en el intercambio de saberes, experiencias y capacidades de los gobiernos subnacionales. Entendemos que este tipo de iniciativas contribuyen al fortalecimiento del municipalismo como un espacio próximo a la ciudadanía y que permite la implementación de políticas que mejoren la calidad de vida de los habitantes de las ciudades. En el intercambio participaron funcionarios del GAMLP vinculados a las siguientes áreas de gobierno: Formación Voluntariado y Cultura del Instituto de la Juventud.  Centro de Jóvenes y Empleo de la Dirección de Competitividad y Emprendimiento de la Secretaria de Desarrollo Económico. Además, es importante señalar que a través de un proceso de selección con las organizaciones juveniles que se encuentran vinculadas a los procesos participativos del GAMLP, se eligieron a dos jóvenes lideresas que participaron en el intercambio. Una de ellas impulsa un grupo de voluntariado, llamado Acción 365, que trabaja temáticas como: forestación, reforestación y gestión de residuos sólidos. La otra representante hace parte de la agrupación Acción Solidaria y Líderes Periférica que tiene como uno de sus principales líneas de acción el trabajo de género y la prevención de la violencia machista. Reuniones en Zaragoza En esta visita las y los jóvenes paceños pudieron conocer de primera mano las iniciativas y políticas públicas impulsadas por el Ayuntamiento de Madrid en las áreas de juventud, voluntariado y proyectos de medioambiente. Para ello, se reunieron con representantes del Área de Gobierno de Familias, Igualdad y Bienestar Social y el Área de Medio Ambiente. En particular, con los departamentos de Juventud y Voluntariado y el departamento de Educación Ambiental. Entre los aspectos relevantes de la visita se destacan la experiencia del Ayuntamiento de Madrid en la consolidación de un cuerpo de voluntariado, que se encuentra en constante crecimiento, y que participa en proyectos de largo plazo como la promoción de hábitos alimentarios saludables en comedores de colegios, el apoyo a la red de huertos escolares, la entrega de alimentos a comedores sociales o la participación en un proyecto con adultos mayores. El cuerpo de voluntariado también participa en proyectos puntuales como lo son los eventos deportivos por causas solidarias. El voluntariado permite crear un sentimiento de pertenencia hacia la ciudad y construir lazos de solidaridad, reciprocidad y empatía entre los habitantes urbanos. Por otra parte, los representantes de La Paz pudieron conocer de primera mano el funcionamiento de los centros juveniles auspiciados por el Ayuntamiento de Madrid, en especial, de los distritos de Chamberí y de Tetuán. En estas visitas se abordaron las principales líneas de acción en temas de formación, ocio, cultura y gestión de conflictos. Visitas en Zaragoza En la temática de educación medioambiental, se enfocó la visita hacia la experiencia de huertos urbanos, debido a que es una de las líneas de acción del GAMLP y actualmente se encuentran en proceso de implementación. De esta manera, se pudo conocer en profundidad la iniciativa de huerto urbano de El Retiro. Para los funcionarios del GAMLP fue importante el acercamiento a este tipo de experiencias ya que se encuentran desarrollando un proyecto de voluntariado con jóvenes, en donde se actúa de manera coordinada con los centros juveniles y con las secretarias de empleo. Es importante señalar, que las políticas dirigidas a jóvenes son transversales a diferentes áreas de gobierno y se busca generar sinergias que permitan un impacto sobre esta población. El intercambio con el Ayuntamiento de Zaragoza se enfocó en las mismas áreas que en la ciudad de Madrid: políticas de juventud (Plan Joven), casas de juventud y PIEE asociacionismo juvenil y voluntariado. Además, los visitantes paceños pudieron conocer iniciativas como la de Zaragoza Activa (la Azucarera), que se considera el espacio más innovador en materia de promoción de empleo y apoyo a iniciativas de emprendimiento. La visita permitió compartir el campo de actividades y metodologías, los espacios donde se desarrollan, y relacionarse con participantes de algunos proyectos. También se tuvo una reunión con La Harinera ZGZ, que es un espacio de creación y colaboración. Un centro dedicado a la participación activa, al empoderamiento y a la trasformación del espacio urbano a través de la creatividad. Finalmente señalar, que también se mantuvieron encuentros con el Instituto de la Juventud y el Organismo Internacional de Juventud para Iberoamérica (OIJ). Con esta última institución se plantearon posibles alianzas para participar en algunos de los proyectos que llevan a cabo ya que en este momento se encuentran en un proceso de expansión de sus relaciones hacia gobiernos subnacionales de Iberoamérica.
Por Jimena Ñañez Ortíz  En el año 2018 se conformó una alianza entre tres organizaciones: la Liga Española de la Educación y la Cultura Popular (LEECP), el Instituto de Cooperación Internacional y Desarrollo Municipal –INCIDEM-, y la Corporación Derechos para la paz –CDPAZ - Planeta Paz. Las dos primeras tienen su campo de acción en España, mientras que la última desarrolla su trabajo en Colombia. La alianza tiene como finalidad construir redes transnacionales que permitan consolidar las iniciativas que apuestan por la construcción de la paz y la transformación positiva de los conflictos. Es importante recordar que en el año 2016 se firmó un acuerdo de paz entre el principal movimiento insurgente, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el gobierno del ahora expresidente Juan Manuel Santos. El acuerdo pretendía poner fin al conflicto más longevo de América Latina. Actividades realizadas en los diversos grupos de trabajo La implementación de lo pactado representó una ventana de oportunidad política para cambiar un estado de cosas que alimentan la desigualdad, la pobreza, la exclusión social y política, entre otras problemáticas. Sin embargo, después de un tiempo de calma, el país parece encontrarse al inicio de una nueva ola de violencia, caracterizada por una reconfiguración de los actores armados que actúan en los territorios y se disputan el control de las rentas ilegales, de la población y de la naturaleza. En este contexto, las organizaciones que hacemos parte de la alianza consideramos de vital importancia apoyar iniciativas que fortalezcan a los sectores populares a partir de las redes de trabajo territorial, los procesos de resistencia, la recuperación de prácticas ancestrales, entre otros elementos. Esta apuesta se materializa en una iniciativa, financiada por la Agencia Extremeña para la Cooperación y el Desarrollo –AEXCID-, que pretende contribuir al fortalecimiento de las prácticas transformadoras e innovadoras de maestras y maestros que construyen paz en el Eje Cafetero, en once (11) municipios; entre los que se destacan: Samaná, Pensilvania, La Merced, Villamaría, Manizales, Arboleda y Riosucio en el departamento de Caldas; Dos Quebradas y Pereira en el departamento de Risaralda; Génova y Córdoba del departamento en el Quindío. Las prácticas con las que se trabaja deben incorporar una visión interseccional en el que confluyan el enfoque de derechos, géneros y diversidad cultural. Grupos de trabajo Es importante señalar que el proyecto se desarrolla con un socio local con una amplia experiencia en el ámbito popular y de la construcción de la paz, como es CDPAZ-Planeta Paz. Esta organización convoca a liderazgos de organizaciones populares para trabajar en los temas de transformación de conflictos y construcción de paz. Desde esta opción ha desarrollado sus relaciones en los territorios a partir de la constitución de coordinaciones locales, planes acordados y su ejecución conjunta. Para el caso del Eje Cafetero, las relaciones establecidas han tenido un énfasis en los procesos educativos, las organizaciones indígenas y las coordinaciones urbanas. En el primer caso, por una larga tradición de lucha y elaboración de propuestas de las organizaciones ligadas al Magisterio que les hace muy relevantes en la vida regional y local. En el segundo, por la existencia de cuatro resguardos indígenas reconocidos por su tradición, organización y fortaleza de su trabajo social y político. En el tercer caso, por las transformaciones espaciales urbanas como resultado de las reorganizaciones territoriales derivadas del impacto de los diferentes conflictos. En esta labor, las organizaciones que confluyen en el espacio de Planeta Paz, han estimado que el centro de la labor del proyecto debe ser la Escuela, como el espacio en donde se debe fortalecer una visión de la educación con perspectiva transformadora. La Escuela en muchos territorios de Colombia ha contribuido de manera especial a mantener las redes sociales y culturales, en el marco de una profunda crisis social, política y humanitaria provocada por múltiples conflictos. Es así como las y los docentes se han convertido en actores sociales constructores de propuestas pedagógicas para resignificar los conflictos y la paz. Los resultados que se plantean una vez finalizado el proyecto son los siguientes: Creadas y fortalecidas 5 redes de educación popular con enfoque de derechos, géneros, diversidad cultural y construcción de paz en 11 municipios del eje cafetero colombiano. Creada una ruta pedagógica para la construcción de paz con enfoque de derechos, géneros y diversidad cultural basada en los procesos educativos de 15 escuelas de 11 municipios del eje cafetero colombiano.  Sistematizadas las experiencias educativas populares de las redes y escuelas seleccionadas en los 11 municipios del eje cafetero colombiano para la construcción de paz con enfoque de derechos, géneros y diversidad cultural. Es importante destacar que en el proyecto confluyen no solo maestros y maestras del Eje Cafetero sino que convoca a organizaciones populares que tienen trabajo en el territorio y cuentan con experiencias de pedagogías para la construcción de paz. La invitación a participar en el proceso a organizaciones de este tipo radica en la convicción de que la Escuela es un espacio que va mucho más allá que el aula. Se debe alimentar de otras experiencias y articular en redes con otros actores sociales, para así poder transformar los conflictos. Algunos de los ejes sobre los cuales trabajan las prácticas pedagógicas que se han identificado en el proyecto son los siguientes: La recuperación de la memoria a través de prácticas culturales, deportivas, alimentarias. La recuperación de prácticas ancestrales y el fortalecimiento de la identidad de los pueblos originarios.  El papel de la mujer en los procesos de transformación de los conflictos.  La recuperación del territorio a través de prácticas medioambientales y de soberanía alimentaria.  Intercambio de saberes a través de los círculos de la palabra. Finalmente, señalar que el proyecto pretende generar pedagogías para la construcción de la paz a través de los conocimientos, saberes y experiencias de las comunidades, que de manera cotidiana han logrado resistir a diferentes conflictos, entre ellos un conflicto armado de más de medio siglo de duración.
21.11.2018
INCIDEM
Ningún comentario
Existen diversas interpretaciones sobre los avances e incumplimientos en la implementación del Acuerdo Final (AF) firmado entre las FARC-EP y el Gobierno Nacional. Posturas institucionalistas afirman que el balance es positivo. Destacan como logros trascendentales la dejación de las armas (8.994 armas entregadas), la constitución del partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), la disminución de la violencia, las transformaciones constitucionales y normativas, y la nueva institucionalidad del posconflicto. Por su parte, la nueva fuerza política FARC, ha manifestado su preocupación por el elevado nivel de incumplimiento del Gobierno Nacional en la implementación de los acuerdos, en especial en los temas referidos a la reincorporación de los y las excombatientes. Esta situación, ha sido advertida por diversos actores. Al respecto, resultan ilustrativas las posturas de la comunidad internacional sobre el avance del proceso. El Secretario General adjunto de las Naciones Unidas para asuntos políticos, Jeffrey Feltman, manifestó su preocupación por la falta de una estrategia general de reintegración acompañada de planes y recursos concretos que permitan su éxito. También, alertó sobre los problemas de seguridad en las zonas y las incertidumbres lagales[1]. Así las cosas, pese a la insistencia del Gobierno Nacional en mostrar el alto nivel de cumplimiento, el balance resulta desalentador. En efecto, un análisis del fast track[2] permite identificar entre otros los siguientes asuntos: Desarrollos normativos: Se destacan dos asuntos. Por una parte, no se emitieron todas las leyes y reformas constitucionales necesarias para una adecuada implementación del AF. Por la otra, algunos de los desarrollos normativos emitidos desconocieron lo acordado. El caso de la ley estaturia de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), a través de la cual se limitó el reconocimiento de responsabilidad de terceros en el desarrollo del conflicto armado es de los asuntos más problemáticos a destacar. Así las cosas, aunque se aprobó un paquete normativo importante, es a todas luces insuficiente, para garantizar una efectiva implementación de lo acordado.  Garantías y seguridad para reincorporación: Se advierte un incumplimiento del gobierno para garantizar una reincorporación efectiva e integral de los y las excombatientes.  Financiación: El gobierno nacional estableció una temporalidad de financiación de 15 años, contraviniendo los 10 años pactados. Esto resulta problemático porque reduce los recursos que anualmente se destinarían a la implementación de lo acordado. Aunado a lo anterior, estableció una suma total de 129,5 billones de pesos (colombianos), lo que representa una inversión anual de poco menos del 1% del PIB. Esta cifra resulta irrisoria según las cifras proyectadas por diversas entidades públicas y privadas.  Incluso esta cifra irrisoria a partir de lo aprobado en el presupuesto y las bases del PND no resulta claro si logrará garantizarse.  Verdad sobre el desarrollo del conflicto: Uno de los asuntos más dramáticos es la posibilidad histórica que como sociedad se perdió con la tergiversación que hizo el Congreso de la República de los propósitos de la JEP. En la ley que reglamenta esta justicia especial se eliminó la obligación de que terceros responsables en la dinamización del conflicto tuvieran que responder. Así las cosas, terminó perfilándose una justicia para juzgar a los ex combatientes pero no para indagar por otros responsables, especialmente sectores privados que financiaron y auspiciaron la constitución de grupos paramilitares. Este escenario resulta problemático para la construcción de una paz estable y duradera. De manera específica, dificulta la generación de unas condiciones de resolución de lógicas de conflictividad que se viven en los centros urbanos. Es importante recordar que el conflicto armado aunque tuvo su desarrollo de manera más directa en los espacios rurales transformó los centros urbanos, no solo, por la llegada dramática de millones de pobladores, sino también, por las dinámicas de securitización que se generaron. Pese a este panorama, la Construcción de una Paz estable y duradera, sigue siendo un escenario en disputa para la sociedad colombiana, especialmente para el movimiento social y popular. Los sin sabores de lo corrido de la implementación, no pueden conducir a abandonar la lucha por la implementación de los acuerdos.  Carolina Jiménez Martín [1] [1] Docente Universidad Nacional de Colombia. Investigadora del Grupo Theseus. Directora del Departamento de Ciencia Política. [1]https://colombia.unmissions.org/palabras-de-apertura-la-rueda-de-prensa-del-secretario-general-adjunto-de-las-naciones-unidas-para [2] Mecanismo establecido en el AF y creado a través del AL 01 de 2016 para agilizar el tramite legislativo sobre leyes referidas a la implementación del AF.
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Instituto de Cooperación Internacional y Desarrollo Municipal - Calle Orense 9, 3º B. 28020, Madrid